Conoces los tipos de marca

Conoces los tipos de marca

Una marca sirve para identificar productos o servicios en el mercado, y puede ser la combinación de palabras, símbolos, colores, imágenes, incluso un aroma, sonido, holograma y formas tridimensionales (envases).

Una marca para ser única requiere de características particulares que permiten al consumidor identificarla en el mercado.

Registrar una marca es muy importante, ya te dará el derecho a usarla de forma exclusiva en nuestro país.

Existen diferentes tipos de marcas que puedes registrar:

Las marcas pueden ser tradicionales y no tradicionales.

Una marca tradicional es todo elemento perceptible por el sentido de la vista, es decir, letras, números, conjunto de colores, palabras, dibujos o imágenes, símbolos y formas tridimensionales (como la forma distintiva de un envase) o una combinación de éstos.

Las marcas no tradicionales pueden ser: sonidos, hologramas, olores o la serie de características que componen toda la apariencia de un producto o de un establecimiento (esto se conoce como imagen comercial).

Imagen del IMPI

En nuestro país el registro de marca se hace a través del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial-IMPI, quien es el único organismo con la facultad legal de otorgar o rechazar el título de propiedad de marcas y patentes.

Fuente: Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial

Políticas de privacidad en motores de búsqueda

Políticas de privacidad en motores de búsqueda

Un motor de búsqueda, también llamado “buscador”, en palabras simples un motor de búsqueda o buscar es una inmensa base de datos con información acerca del contenido de los sitios que integran la web.

Actualmente los buscadores son una parte importante de Internet, ya que le entregan al usuario los sitios web o información que más se aproxima a sus términos de búsqueda. La mayoría utilizamos algún motor de búsqueda para ingresar algún sitio web, por lo que podemos considerar esta práctica como una actividad habitual en los usuarios de Internet.

Sin embargo pocos analizamos las políticas de privacidad o términos de uso de estos servicios, y no sabemos a ciencia cierta qué es lo que estamos aceptando o accediendo.

A pesar de todo, existen ciertas concesiones que no se toman en cuenta al momento de utilizar estas plataformas. Por ejemplo, Google recibe cientos de millones de consultas al día, lo cual lo posiciona como el buscador más utilizado, pero además de este servicio, contempla un gran volumen de servicios gratuitos que ofrece a los usuarios con el único requisito de tener una cuenta con ellos; es en este momento cuando cedemos muchos derechos y permisos a la compañía y el buscador consigue tener el acceso a toda nuestra información. Esto no es exclusivo de Google, otros buscadores como Yahoo! también lo hacen; sin dejar atrás a las redes sociales.

Al momento de crear una cuenta en cualquiera de estos servicios, es requisito indispensable aceptar la política de privacidad, en la cual se pone a disposición de la empresa la información proporcionada a través de los datos personales introducidos en los formularios de alta, además de información que se obtiene a través de sus algoritmos donde pueden conocer nuestros hábitos de navegación, como: que páginas visitamos, que anuncios vemos, además de obtener nuestro IP, características de nuestros equipos de cómputo, ubicación, si nos conectamos con dispositivo móvil, nuestros horarios de conexión, etc.; en fin, una serie de información de la cual no tenemos conocimiento, pues en realidad son pocos los que leemos dichas políticas, además de ser un requisito aceptarlas para poder hacer uso de dichos servicios.

El problema que esto genera es que todos estos datos que almacenan las empresas de navegación son posteriormente compartidos con terceros, o bien para mejorar “nuestra navegación” o para temas publicitarios; lo que puede entenderse como una invasión a nuestra privacidad y en algunos casos una violación a nuestros derechos.

Al consultar temas como conductas sancionadas, garantías y propiedad intelectual podemos darnos cuenta que sus políticas parecen un tanto ambiguas y poco protegen los derechos de los usuarios, por ejemplo: en el caso de propiedad intelectual, tanto Google como Yahoo! Indican que todo lo compartido por el usuario a través de cualquiera de sus servicios le dan derechos a la compañía para hacer uso de dicha información, además utilizar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas, etc., aunque en teoría sigues siendo el dueño, cedes derechos a la compañía.

En el caso de las garantías, ninguna de las dos compañías a las que hacemos mención en este post; otorgan garantía alguna de sus servicios, ni de seguridad ni de soporte; se deslindan de responsabilidad alguna. Siendo solo Google que reconoce que en algunos países los usuarios tiene derechos, sin embargo tiene ciertas limitaciones.

Sin embargo, es relevante destacar que las malas conductas de los usuarios podrán ser sancionadas por parte de la compañía, siendo en algunos casos incluso indemnizarlas por daños.

Como usuarios es importante conocer conceptos tan importantes como garantías, sanciones o propiedad intelectual, pues es también nuestra responsabilidad saber qué derechos estamos cediendo, cuales son nuestra obligación como usuarios y cómo podemos revocar o modificar estos permisos.

Falla de WhatsApp infecta teléfonos de los usuarios con llamadas de voz

Falla de WhatsApp infecta teléfonos de los usuarios con llamadas de voz

El equipo de WhatsApp descubrió, a inicios de mayo, que una vulnerabilidad en su software fue explotada para atacar dispositivos móviles, tanto teléfonos Android como iPhone, según reportó Financial Times. Los atacantes usaron un fallo en la función de llamadas de voz, eliminando la necesidad de que el usuario haga clic en un enlace para descargar e instalar el malware.

El código malicioso fue desarrollado por la empresa israelí NSO Group, responsable del software de vigilancia Pegasus. La infección podría conseguirse incluso si la persona atacada no respondía a la llamada. Además, el registro de llamadas podía ser alterado para eliminar la evidencia.

Hasta el momento, WhatsApp no ha podido estimar cuántas personas fueron atacadas a través de esta vulnerabilidad. Sin embargo, el domingo 12 de mayo, el teléfono de un abogado defensor de derechos humanos radicado en Reino Unido fue atacado por este método. Esta persona, cuya identidad se ha mantenido anónima, ha apoyado a un grupo de periodistas y activistas mexicanos a demandar a NSO Group ante los tribunales de Israel.

Los ingenieros de WhatsApp han estado trabajando con urgencia para cerrar la vulnerabilidad, lanzando una actualización el lunes 13. “El ataque tiene todas las marcas de una compañía privada que, según se dice, trabaja con gobiernos para proveerles software de vigilancia que toma control de las funciones de un sistema operativo móvil”, indicó el equipo de WhatsApp.

“Teníamos fuertes sospechas que el teléfono de esta persona era un objetivo, así que observamos el esperado ataque y confirmamos que no resultó en una infección”, aseguró el investigador de Citizen Lab, John Scott Railton. “Creemos que las medidas que WhatsApp adoptó en los días recientes previno que el ataque fuera exitoso”, señaló.

Por su parte, NSO Group ha negado ser responsable del ataque, aduciendo que la empresa “no usaría ni podría usar su tecnología bajo su propio derecho para atacar a ninguna persona u organización, incluyendo a este individuo [el abogado de Reino Unido]”. La compañía israelí continúa evadiendo su responsabilidad al repetir que sus productos son “únicamente utilizados por agencias de seguridad e inteligencia”.

Recientemente, un grupo de organizaciones han lanzado una acción legal colectiva, respaldada por Amnistía Internacional, para exigir al Ministerio de Defensa de Israel que revoque el permiso de exportación de NSO Group, y así la empresa “deje de lucrar con la represión perpetrada por el Estado”.

Fuente: R3D | Red en Defensa de los Derechos Digitales | May 14, 2019

Trabajadores de Amazon escuchan conversaciones grabadas por Alexa

Trabajadores de Amazon escuchan conversaciones grabadas por Alexa

Alexa sí escucha a sus usuarios

Sin el conocimiento de miles de clientes alrededor del mundo, un equipo de trabajadores de Amazon escucha comandos de voz, conversaciones y sonidos que capta el dispositivo Echo.

Un reportaje de Bloomberg retrata el trabajo que Amazon lleva a cabo para entrenar a su inteligencia artificial para comprender mejor el lenguaje de sus usuarios. Trabajadores repartidos en diversas partes del mundo transcriben, anotan y alimentan el software desarrollado por la empresa de Jeff Bezos.

Aunque un vocero de la empresa aseguró solo transcriben una pequeña parte de todos los registros de voz que guarda Alexa, es importante señalar que los trabajadores escuchan desde términos comunes y triviales –como nombres de artistas o de comida– hasta conversaciones y situaciones que pueden ser alarmantes, como aparentes casos de abuso o maltrato.

En sus materiales de promoción, Amazon nunca indica explícitamente a sus consumidores que existen personas que intervienen en el proceso de entrenar a Alexa y, por lo tanto, están escuchando algunas de sus conversaciones.

Alexa sí contiene una opción de privacidad para que permite a los usuarios no participar en el registro de voz para el desarrollo de nuevas capacidades, pero aún en estos casos, los registros sí pueden ser escogidos a mano en el proceso de transcripción y, por lo tanto, analizados.

“Tú no piensas necesariamente que otro humano esté escuchando lo que le estás diciendo a tu altavoz inteligente en la intimidad de tu casa”, considera el investigador  Florian Schaub, quien trabaja temas de privacidad relacionados con estos dispositivos.

Fuente: R3D | Abr 17, 2019

El registro de drones contribuye a prevenir uso inadecuado

El registro de drones contribuye a prevenir uso inadecuado

Los drones pueden usarse en distintas industrias para reducir costos de operación, tiempos de producción o de elaboración de tareas, sin embargo, su uso requiere licencia y registro, señaló el experto Alan Guadarrama.

En entrevista con Notimex, el especialista en drones dijo que la adopción de la tecnología no debe estar en contra de la legislación nacional o internacional, motivo por el cual los compradores de drones en México deben registrar las naves que adquieran.

“Cualquier dron, aunque sea de 250 o 300 gramos, debe registrarse ante la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes, ellos dan un folio que se debe pegar y que es su identificación. Es lo que queremos ahora, que el dron se use de forma correcta y que no se preste a un uso de mala manera”, indicó.

Las compañías que ofrecen soluciones tecnológicas a las empresas para mejorar sus procesos productivos y reducir costos, deben tener presente la legislación que limita el uso de naves no tripuladas en determinados entornos como las grandes ciudades, explicó Guadarrama, gerente de Marketing de DJI Store en México.

Consideró que lo más importante es brindar a la gente un acercamiento a las tecnologías y decirle esta solución le va a resolver estos problemas en una reducción de tiempo de un año, y va a reducir costos.

“Tenemos que decir a las industrias por qué se tiene que adoptar tecnología en lugar de lo que se maneja de manera habitual”, apuntó.

El uso de tecnologías como los drones debe estar alineada con lo que permite la ley, por ello las empresas que se encargan de diseñar naves no tripuladas están trabajando en crear naves más ligeras y apropiadas para cada uso.

El experto destacó que al utilizar este tipo de tecnología se tiene mayor eficiencia y se mejoran los tiempos de resultados hasta en un 80 por ciento más rápido y el costo de trabajo se puede reducir hasta en un 50 por ciento.

Aun cuando ya se están diseñando drones que se pueden emplear en labores de búsqueda y rescate, o que pueden ser usados por elementos de seguridad, éstos deben cumplir con ciertas características como implementación de cámaras térmicas o reducción de peso hasta alcanzar los 950 gramos, pero de igual forma deben ser registrados, puntualizó.

Fuente: Notimex | 25 Abr

Facebook avanza en la implementación de su comité de supervisión de contenidos

Facebook avanza en la implementación de su comité de supervisión de contenidos

Mediante un comunicado publicado el 17 de septiembre, Facebook anunció avances en la estructura y gobernanza de su Comité de Supervisión (Oversight Board), un mecanismo para revisar de forma independiente la toma de decisiones sobre el contenido publicado en su plataforma. El comité está prevista para iniciar actividades en 2020.

El Comité, cuya creación fue anunciada a inicios de 2019, ha sido descrito por la red social como una especie de “Suprema Corte” a la que los usuarios podrán acudir después de haber apelado una decisión de contenido ante Facebook. La empresa también tendrá la facultad de enviar casos para su revisión ante el comité.

Entre sus capacidades, el Comité podrá pedir a Facebook que le provea de la información que requiera; también podrá interpretar los estándares y pautas de la empresa e incluso pedir que se permita o remueva contenido, así como revertir una decisión o mantenerla sobre remoción o autorización de contenido.

“Como una organización independiente, esperamos que [el comité] dé a las personas confianza de que sus perspectivas serán escuchadas y que Facebook no tiene el poder último sobre su expresión, escribió Mark Zuckerberg en una carta.

Esta iniciativa ya ha recibido comentarios de organizaciones de la sociedad civil que defienden derechos como la libertad de expresión en línea, entre estas R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, para que se cumpla con los estándares internacionales de derechos humanos.

Por ejemplo, las organizaciones consideran urgente que Facebook trabaje en la transparencia de sus algoritmos, debido a la opacidad y efectos negativos en la libertad de expresión que tienen las decisiones automatizadas; además de repensar cómo se notifican las remociones, el currículum de moderadores y los mecanismos de apelación.

Otra observación hecha a la empresa sobre el comité es la necesidad de representación de diversas regiones del mundo, como Latinoamérica, el Caribe y el Sur Global, por lo que requiere de un adecuado equilibrio entre género y etnia, además de proporcionalidad por el número de usuarios de la región. Estas personas deben tener un amplio conocimiento y experiencia en temas de derechos humanos y libertad de expresión.

Finalmente, el Comité debe pasar por un necesario periodo de prueba para poder ajustar y mejorarlo, por lo que se necesita un periodo de observaciones y sobre su funcionamiento y los resultados deben ser públicos y traducirse en compromisos con plazos determinados.

 

Por: R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales | Sep, 2019