Home Consejos No deberías compartir nunca tus contraseñas, ni siquiera la de Netflix

No deberías compartir nunca tus contraseñas, ni siquiera la de Netflix

252
0
SHARE
No deberias compartir nunca tus contraseñas, ni siquiera la de Netflix

Con la diversificación de plataformas, servicios y redes sociales en línea, compartir contraseñas se ha convertido en una práctica muy común y generalizada, sin que muchas personas sepan que pone en riesgo su seguridad digital.

Por ejemplo, no es raro que varias personas en una familia utilicen la misma cuenta de Amazon para hacer compras o que paguen distintos servicios de transmisión de contenidos, como Netflix y HBO Go, e intercambien los usuarios y contraseñas, así tendrán más acceso a distintos contenidos y pagarán menos.

Aunque esta práctica parece inofensiva, la realidad es que nos pone en un mayor riesgo de sufrir robos de información, porque al haber más personas utilizando las mismas credenciales –muchas veces, un correo electrónico, y una contraseña– incrementa la posibilidad de que esa información caiga en manos equivocadas.

Esto es especialmente grave tomando en cuenta que, de acuerdo con SurveyMonkey, la mitad de las personas reutilizan contraseñas para distintos servicios. Además, no son muy seguras, ya que aún abundan las del tipo “qwerty” o “87654321”, y que algunas personas utilizan cuentas indistintamente para sus actividades personales y profesionales.

“Actualmente, utilizamos contraseñas para trabajo y uso personal y, ya que mucha gente comparte o reutiliza las mismas contraseñas, pone a los datos laborales y personales en riesgo”, explicó Brent Williams, jefe de seguridad de SurveyMonkey a CNET. Un ejercicio de opinión de SurveyMonkey halló que 31 por ciento de las personas compartiría la contraseña de sus redes sociales, mientras que el 29 por ciento compartiría la clave de su correo electrónico.

Aunque hay un grado de responsabilidad del lado de las empresas que proveen estos servicios, los usuarios también debemos tomar medidas para no arriesgar la información, como no repetir claves entre servicios o utilizar gestores para crear y almacenar las contraseñas en llaveros, como LastPass o 1Password.

Fuente: R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales | 25 febrero, 2019